05 junio, 2018

Aves de Mazagón: la canastera común

Colonia de canasteras.

Rafael R. Porrino


La canastera común (Glareola pratincola) es un pájaro peculiar y también muy especial. A pesar de que forma parte del grupo de las aves conocidas como limícolas, sus hábitos están caballo entre los de los charranes y los chotacabras. Gran maestra del vuelo acrobático, se alimenta persiguiendo invertebrados aéreos, dando quiebros y haciendo rápidos picados. 

Canastera en vuelo sobre El Vigía.
Se trata de una especie de limícola de tamaño mediano propia de humedales y campiñas agrícolas, a la que reconoceremos volando por sus alas puntiagudas y cola ahorquillada, y por presentar el dorso color crema, obispillo y vientre llamativamente blancos, y partes inferiores de las alas rojizas. Al contemplarla de cerca llama la atención el bonito diseño de cabeza y pico, del cual carecen los jóvenes -estos presentan un plumaje mucho más discreto, escamado y de color ocre-. Otra nota clave para su identificación nos la da su canto, pues se trata de un ave muy vocal que emite chillidos constantemente. Nunca se posa en árboles, y anida directamente en el suelo formando colonias. 

Es la canastera común un animal muy representativo de Mazagón, que forma parte del día a día de los vecinos de zonas como El Vigía y Ciparsa, ya que son numerosos los grupitos de ejemplares que se desplazan constantemente desde su colonia de cría del espigón Juan Carlos I (Marismas del Odiel) hasta sus áreas de alimentación en las lagunas de Las Madres y de Palos, alertándonos de sus constantes idas y venidas con su característico “kirriki-ki-ki-kik”. A veces, incluso, se cuentan por decenas volando al atardecer a toda velocidad sobre el dosel de los pinos de las mismas calles de Mazagón, a la caza de hormigas aladas y polillas.

CANTO CANASTERA


En España, la canastera común se distribuye principalmente por Andalucía occidental, Extremadura, La Mancha y la costa mediterránea, siendo en términos generales una especie escasa y de distribución muy fragmentada. Se encuentra protegida en todo el territorio nacional, pues está incluida en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero, para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas), así como en el Anexo I de la Directiva Aves (Directiva 2009/147/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de noviembre de 2009, relativa a la conservación de las aves silvestres).
Canastera en vuelo sobre El Vigía.
Un buen lugar para disfrutar de esta carismática especie en Mazagón es la playa de El Vigía a la altura de la casa homónima, especialmente en las últimas horas de la tarde y primeras de la mañana. Eso sí, si queremos verla habremos de intentarlo preferentemente entre abril y agosto, ya que se trata de una especie estival y migradora que se marcha a África para pasar el invierno.
Pollo de canastera, de plumaje más discreto.