17 noviembre, 2018

AVES DE MAZAGÓN: EL EXÓTICO ESTRILDA COMÚN


Rafael R. Porrino

Originario del África subsahariana, la llegada del estrilda común (Estrilda astrild) a la Península Ibérica estuvo relacionada, según parece, con sueltas iniciales de ejemplares realizadas en la portuguesa Lagoa de Óbidos (1964). Desde allí inició un exitoso proceso colonizador que se vio complementado con más escapes y más sueltas irresponsables de aves enjauladas. No en vano, el pico de coral (como se le conocía antiguamente) era muy popular como mascota y había muchas familias que adquirían y poseían estos pájaros. 

Joven de estrilda común alimentándose de semillas silvestres.

De entre las especies exóticas invasoras, el pequeño estrilda común es la más extendida en España, acreditándose registros de cría en al menos 21 provincias. Al no haber censos específicos no conocemos su población con rigor, pues la estima en nuestro país fue cifrada en el amplio rango de 2.800-12.000 parejas en 2003 (datos de SEO/Birdlife); sin embargo, hoy en día este número debe ser muy superior, siendo quizá la especie invasora más abundante en España.


Esta especie exótica está bien distribuida por toda la provincia de Huelva.

Uno de los mejores ejemplos de que la población actual de estrilda común está subestimada lo tenemos en la provincia de Huelva. A pesar de que en la bibliografía no se hace mención expresa a las poblaciones onubenses, este pájaro se distribuye por la mayoría de la provincia. Resulta común -e incluso localmente abundante- en la costa, la Tierra Llana y el Condado. En la Sierra de Aracena, el Andévalo y la cuenca minera es menos numeroso, aunque también se halla bien distribuido. 

Tristemente, este bonito pajarillo fue durante años objeto de comercio como ave de jaula.

La magnitud de la población de estrilda común en la provincia de Huelva debe ser, sin duda, de algunos miles de aves, pues desde finales de los 90 hasta la actualidad esta especie ha avanzado muchísimo y ha colonizado gran parte de la provincia. Hoy no es raro ver bandos de decenas, o incluso de más de un ciento de ejemplares, alimentándose de semillas de plantas silvestres o formando dormideros invernales.

Adultos en plumaje reproductor, luciendo sus barrigas rojas.

            Los adultos presentan un plumaje color crema y marrón vermiculado, con la parte inferior de la cola muy oscura. El rasgo más sobresaliente es el antifaz rojo intenso y el pico del mismo color, que se ven acompañados en la temporada de reproducción por una llamativa mancha roja en el vientre. Los jóvenes también presentan antifaz rojo, si bien de tono más apagado, mientras que por contra tienen el pico negruzco. Como curiosidad, cabe decir que en la Península Ibérica esta ave puede realizar varias puestas a lo largo de casi todo año, dándose el principal momento de nidificación en verano y otoño.

Pollo. Nótese la presencia de boqueras y pico oscuro.

            En Mazagón se le avista dentro del casco urbano de modo disperso, rondando jardines particulares, parques, retamares, etc. No existe ningún punto localizado y concreto especialmente recomendable para observarlo, aunque lugares adecuados para ello son la playa de Las Dunas, los acantilados de la playa de Ciparsa, el parque urbano y su entorno, las parcelas del proindiviso, o los cabezos junto a las Casas de Bonares. En zonas no lejanas al pueblo existen poblaciones notables en las lagunas del complejo de Palos-Las Madres y en el Estero de Domingo Rubio.



          Es un animal fácilmente reconocible, tanto por su coloración como por su hábito de desplazarse volando rápido en pequeños bandos a la par que emite su característica llamada.

CANTO ESTRILDA COMÚN

A pesar de que se trata de un pajarillo colorido y de alegre canto, no hay que olvidar que constituye una amenaza para la diversidad biológica nativa debido a su comportamiento invasor, por lo que esta especie está incluida en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras (Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto, por el que se regula el Catálogo español de especies exóticas invasoras), lo que conlleva la prohibición genérica de su posesión, transporte, tráfico, comercio -tanto de de ejemplares vivos como muertos- y liberación en el medio natural.

DESCARGAR