30 septiembre, 2007

NOTA DEL AUTOR


Tras haber recibido algunos comentarios anónimos y ofensivos, de carácter xenófobo, pues en su contexto se muestra un claro rechazo hacia mi persona por no ser de esta tierra, me veo en la obligación de hacer las siguientes manifestaciones, en defensa de mi dignidad y sin ánimo de crear polémica:
Vivo en Mazagón, amo a Mazagón y me duelen las cosas de Mazagón. Cuando decidí crear esta página lo hice con la sana intención de dar a conocer Mazagón, no ya fuera de la provincia, sino más allá de nuestras fronteras. Quise mostrar Mazagón tal y como es, sin ningún tipo de maquillaje, con sus virtudes y sus defectos, para que el posible visitante sepa que va a disfrutar de una estupenda playa, de un paisaje natural incomparable, de unas puestas de sol inolvidables y de una gente maravillosa, pero que también se puede encontrar con una calle sin alumbrado, con una carretera llena de baches o con un centro de salud que deja mucho que desear. Esta es la realidad y así hay que contarlo para que nadie se sienta engañado. Todo lo demás se llama fraude.
Nunca creí que la página pudiera tener tanta aceptación y mucho menos que el nombre de Mazagón sonara en países como Cuba o México. Pienso que esto se debe fundamentalmente a los encantos que tiene esta población y no a sus carencias, pero de ello también hay que hablar. Recibo más de tres mil visitas mensuales y numerosos comentarios, hasta de los lugares más recónditos del planeta. Era impensable.
Por lo que del texto deduzco, se me relaciona con la Asociación de Vecinos de Mazagón AVEMA. Supongo que será por el contenido de algunos artículos publicados en la prensa e insertados en la página, en los que me muestro a favor de la segregación de Mazagón como municipio independiente de las localidades de Moguer y Palos de la Frontera. No pertenezco a AVEMA ni milito en ningún partido político, aunque simpatizo con esta Asociación, porque creo que está haciendo una buena labor y, hoy por hoy, son los únicos que se preocupan de Mazagón, tanto a nivel político como personal.
La procedencia de estos comentarios viene de personas que están en contra del progreso de Mazagón, de personas que quieren que Mazagón siga siendo la parcela privada de unos pocos. Es muy fácil hacer comentarios de este tipo desde el anonimato, pero es una flagrante muestra de cobardía.
José Antonio Mayo abargues